¿Somos realmente libres?


La sociedad en la que vivimos nos provee de seguridad alimentos vivienda y trabajo, ¿pero a que costo?.


La vida de todos en la sociedad suele ser muy similar en cuanto a las necesidades que tienen que satisfacer. Vamos a la escuela, terminamos nuestros estudios universitarios, conseguimos un trabajo, obtenemos dinero para pagar nuestras cuentas y alimentos, y utilizamos los fines de semana para despejarnos, yendo a clubes o bares para poder entretenernos. La pregunta que muchos nos hacemos a veces es: ¿Somos realmente libres?. Quizá me puedan dar de desquiciado, por plantear esta pregunta tan polémica. Pero si pensamos abstractamente las cosas, nos terminaremos dando cuenta que tal vez no sea muy loca esta pregunta.

Comenzamos este análisis desde que nacemos. Al principio se nos programan con lecciones de lo que debemos y no debemos hacer, que es inculcado por nuestros padres, y que de nuestros padres fueron inculcados por los suyos y así sucesivamente. Luego vamos a la escuela, donde nos disciplinan objetiva como moralmente, para encajar lo mejor posible en la sociedad y así proyectar nuestras propias vidas. Lo inquietante de este análisis comienza, a partir que tomamos las riendas de nuestra vida y somos independientes. Nos manejamos por la sociedad, en base a lo que hemos aprendido desde niños y nuestras acciones van sumergidas a un propósito principal, el cual es vivir plácidamente y sin problemas. Esto nos lleva querer recibirnos de una carrera, de la cual nos provee recursos para así conseguir mejores trabajos y de esa manera obtener un mayor sueldo para poder disfrutar. Lo perturbador que quiero remarcar, es cuando nos obsesionamos con ese factor de conseguir la mejor estabilidad económica, a través de nuestro sacrificio ya sea educativo como laboral. El hecho de llegar a la conformidad, tener un buen trabajo, poder comprar el auto que querías y la casa de tus sueños, puede estar controlándote sin que uno se de cuenta siquiera, puesto que está sumergido en un mundo de obligaciones y consumo, en el cual estamos siempre pendientes de nuestras responsabilidades, ya que sin ellas perdemos nuestro encaje en la sociedad. Es ahí cuando empezamos a preguntarnos, para que sintamos esta frecuente necesidad, de hacer lo que sea por mantener nuestro trabajo y de esa forma cumplir con las demás cosas que debemos hacer para seguir estables económicamente. Por lo que muchos perdemos la capacidad de preguntarnos, ¿porque nos obsesionamos con ello?

Este análisis puede verse reflejado en la película“El club de la pelea”. En ella se nos presenta un protagonista el cual realiza un trabajo aburrido, con un jefe que lo presiona todo el tiempo, pero hace todas las ardas tareas que le mandan, para después comprar un montón de productos y de esa manera, satisfacer sus necesidades. El error que nos marca la película, es que el protagonista, esta sumergido en un mar de consumo, del que no se pregunta porque compra ciertos artículos que ni siquiera necesita, lo que lo lleva a un desenlace increíble, por lo que sugiero que veas la película y te sorprendas tu mismo.


Lo que quiero remarcar con esto, es que podríamos estar viviendo una vida ya programada, de la cual no podemos salirnos con facilidad, porque esta inculcada en nosotros desde que somos niños y estamos destinada a llevarla a cabo a lo largo de nuestras vidas, sin preguntarnos porque. Para asegurar este control en nuestras vidas, frecuentemente somos bombardeados por publicidades y anuncios que nos fuerzan a seguir sumergiéndonos en un mar de trabajo, para ser recomenzados con un consumo. Un consumo, que al principio parece placentero, pero lentamente empieza a tomar el control de nosotros produciendo una paradoja en la que el consumo termina consumiéndonos. Quizá esta sea una forma que tiene la sociedad de mantenernos en control, provocando que figurativamente seamos como maquinas que solo cumplimos con una tarea que ya se nos fue programada. Preguntándonos de esta forma, si nosotros trabajamos para vivir, o vivimos para trabajar.


¿Tu que piensas?, ¿está demasiado loco este análisis?, o ¿crees que tiene un cierto sentido?.


¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • EmmaC. EmmaC. 11 Ago. 2017 17:23

    que buen articulo, para leer y releer el fin de semana!! gracias @GonDopazo

  • GonDopazo GonDopazo 12 Ago. 2017 18:04 responde a EmmaC.

    Gracias por tu. Comentario, me agrada que me lo digas!