GonDopazo

GonDopazo en Lexfiction 07 de Febrero de 2018

Detras de los árboles

Esta es una historia de ficción corta ideada y redactada por mi. Lo que más me interesa es que entiendan el significado abstracto que tiene la historia. Espero que lo disfruten.


En la espera del examen psicotécnico, se encontraba un chico de 20 años llamado Frank Cooper. Frank se sentía un poco nervioso, necesitaba trabajar para ayudar a su madre con los pagos de la casa. Su situación económica se encontraba sumamente frágil, su padre había muerto 3 meses atrás, tanto el dolor como la situación estaban dejando al inocente chico y a su madre en una dura etapa.

Mientras miles de pensamientos invadían la mente de Frank, finalmente se abrió la puerta del consultorio de la prueba y se presentó una mujer de entre 40 y 50 años con aspecto serio y firme.

-Frank, adelante por favor.- Dijo la mujer rápidamente.

El joven estrechó la mano de la que parecía ser la psicóloga de la evaluación e ingresó hacia el cuarto. En el tan solo había un simple escritorio con dos sillas para ambos. Sin rodeos la profesional le pidió a Frank que tome asiento, en el cual no se demoró en hacer. Una vez estando sentados los dos, la psicóloga exclamó:

-Bienvenido señor Cooper, mi nombre es Elena, no tengo mucho tiempo así que te pediré que empecemos de inmediato.

Frank asintió con la cabeza con un mar de nervios que se le subieron a la cabeza. La mujer resultaba ser bastante intimidante para él, pero luego pensó en su madre y dejo de lado todo lo que pasaba por su mente en el momento.

-Voy a pedirle primero que dibuje un circulo.- Dijo la profesional con su voz firme.

Sin perder el tiempo, dibujó el circulo. Al parecer pudo dejar de lado los nervios, porque lo había hecho muy bien para no contar con compás.

-Mmmmm.- Exclamó elena con una leve duda en su rostro.

-¿Que ocurre?.- Peguntó Frank asustado.

-Esta un poco torcido, muchos logran hacer un circulo perfecto.

La crítica derrumbó a Frank como avalancha a esquiador. Sin embargo tomó fuerzas por su madre y se dispuso a proseguir. Elena sacó otra hoja de su escritorio y exclamó:

-Ahora dibújame un hombre con un paraguas debajo de la lluvia.

-De acuerdo señorita Elena.- Dijo educadamente el joven.

-Dime licenciada.- Exclamó Elena con voz tosca.

Frank estaba con un vacío en el estomago. Realmente se sentía muy incómodo con esa persona. Recordó que su padre le había enseñado que llamar a las personas por su nombre era señal de respeto y empatía. Parecía que la empatía no era el fuerte de la profesional. No obstante volvió al objetivo y se dispuso a dibujar lo que le había pedido. Se tomó algo de tiempo, pero logró hacer un magnifico dibujo. Satisfecho le entregó la hoja a la licenciada. Lamentablemente la respuesta que recibió no era la que esperaba.

-Te haz tomado demasiado tiempo y el paraguas esta un poco chueco.

La esperanza de Frank de conseguir el trabajo estaba cada vez más destrozada. ¿Acaso era así con todos, o vio algo malo en mi cara?. Preguntas que resonaban en la mente del pobre chico sin parar. Los nervios volvieron a atacarlo y esta vez ni pensar en su madre bastaban para alejarlos. Dirigió su mirada nuevamente hacia Elena para escuchar su próxima instrucción.

-Bueno este es el último de la prueba, por favor dibuje una situación con 2 animales y describa que ocurre ahí.

Era el final de la prueba. Ya no le importaba nada a Frank más que terminar de una vez y no sentir ese mar de nervios que invadían su cuerpo. Su esperanza estaba hecha añicos, no importaba que dibujara sentía que el temblor que emitía su cuerpo no le permitiría hacer nada bien en el último dibujo. Sin embargo entre tanta desconfianza y temor Frank recordó a su padre. El padre de Frank era una persona muy particular. Sabia pronunciar las palabras correctas en el momento exacto, pero su principal valor era su pureza y amabilidad. Lo que mas extrañaba hacer con él era leer el"principito"

Su padre tenía ese pensamiento tan amplio y sentimental gracias a haberlo leído numerosas veces de niño y de grande. Frank le encantaba leerlo también, pero no lo volvió a leer desde que su padre murió porque acordarse de el demasiado lo ponía triste por ya no tenerlo a su lado.

La psicóloga estaba con una cara de pocos amigos, hace 3 minutos Frank tenía su hoja sin haber dibujado nada.

-De prisa que no tengo todo el día!.- Exclamó ella.

El recuerdo de su padre con ese libro creó un campo de fuerza que era inmune a las intimidaciones de Elena. Antes de dibujar, el chico le preguntó:

-Puedo dibujar cualquier situación con cualquier animal que yo desee?

-Si, pero debe ser bien detallado y explicado.

Con un amplia sonrisa en su cara, Frank se dispuso a dibujar. En tan solo un minuto y medio, el joven ya había concluido su dibujo, lo que sorprendió a la profesional por su gran velocidad. Antes de entregarlo para que Elena lo viera quiso contemplar con sus propios ojos su trabajo y con una sonrisa satisfecha extendió el dibujo hacia ella. Con extrañeza y enojo Elena exclamó

-¿Pero que significa esto señor Cooper?. ¡Aquí solo hay árboles y arbustos!.

Frank con cara seria le dijo:

-Simplemente cumplí con lo que me había pedido.

Sin entender, pero aun enojada Elena Afirmó:

-Yo te pedí que dibujaras una situación con animales y aquí no veo ningún animal!

Sin titubiar, el joven se dispuso a explicarle:

-Los animales se encuentran ahí mismo, el problema es que usted no los puede ver.- Dijo firmemente Frank.

-¿Me tomas por tonta?

-No licenciada, tonta jamás, pero sí por alguien de mente cerrada.- Afirmó sin titubeos.

-¡Puedes explicarme de una vez que significa este dibujo!.- Dijo con tono más alto.

- Pues es muy sencillo, es un conejo al que un perro siguió por robarle su hueso favorito.

-¿Que?.- Cada vez se encontraba más confusa.

Frank continuó con su explicación.

-El conejo solo quería jugar, por eso tomó el hueso del perro para que lo siguiera y se pudiera divertir. Sin embargo el conejo y el perro se alejaron del vecindario en el que se encontraban y entraron en un lugar donde solo había arboles y arbustos. Esos árboles y arbustos son los que usted ve en el dibujo. El conejo y el perro simplemente están detrás de ellos. Por su puesto esa es mi mirada y esos son los animales que veo en el dibujo. Usted puede ver en realidad los que desee ver, pero eso depende de usted.

Furiosa por pensar que le estaba haciendo una broma, la psicóloga corrió a Frank de la habitación. El joven sin titubear se dirigió a la salida. Antes de que saliera, Elena confusamente le preguntó:

-¿Porque no obedeció mis reglas?, podría haber conseguido el trabajo.

Dando vuelta la mitad de la mirada dijo con firmeza:

-Porque obedecer reglas porque si, solo lo hace gente como usted licenciada.

Sin detenerse más, Frank atravesó la puerta y se retiró del lugar. En ese momento sintió una palmada en el hombro. Giró la cabeza pero no había nadie. Pero luego se quedó tranquilo como si nada. En su mente la palmada provenía de su padre diciendo: Bien hecho hijo, hiciste lo correcto. ¡Estoy orgulloso de ti!

Por gonzalo Dopazo.


Historia
Cuento
significado

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...